Escuela de telar
Escuela de telar
Escuela de Telar
Escuela de Telar
Escuela de Telar
Previous
Next
Escuela de Telar
El cabo de Valentina
Escuela de Telar
El cabo de Valentina
Escuela de Telar
El cabo de Valentina
Escuela de Telar
El cabo de Valentina
Escuela de Telar
El cabo de Valentina
Previous
Next

«¿Por qué tejer artesanalmente?

Para hacer tejidos vivos. Al tejer en telar estamos repitiendo los gestos más antiguos del ser humano, el placer ante el producto bien logrado nos hermana con artesanos de las más diversas épocas y geografías. Quizá el conectarnos con el pasado y el presente nos brinde un sentido de pertenencia y sea un eslabón más con todos los tejedores que en este mundo nos han precedido y sucederán.«

Telar de peine. Celestina Stramigioli 

 

Hola, soy Mariajo:

Hace un tiempo descubrí que al tejer los hilos en un telar vas tejiendo los de tu propia vida.

Tuve un primer contacto con la cestería pasando más tarde a los tapices, pero fue en un primer viaje a Argentina cuando, al ver a algunas mujeres tejiendo, sentí que me gustaría hacer lo mismo.

En Mar del Plata tuve la suerte de conocer a Virginia Ruggiero, gran maestra, persona y mujer, que me enseñó muchísimas cosas con gran generosidad y a Martha, maestra de la vida que siempre me ha estado apoyando y abrazando.

A partir de aquí, sucesivas idas y venidas para seguir aprendiendo….

Y un buen día llegó uno de los regalos más hermosos: mi niña y, junto a ella, nació El cabo de Valentina como una forma de estar en este mundo sin perderme sus mejores momentos; me brindó la oportunidad de darme cuenta de que todo es posible y puede ser como lo imaginamos.
Acompañando todo esto, un gran amigo que quiso apoyar este proyecto creyendo que un mundo mejor es posible. 

La verdad es que estoy rodeada de personas maravillosas, mi familia

Ellas y ellos son los hilos que van tejiendo cada día que vivo.  

-Gracias-

 

Hoy en día El cabo de Valentina es un conjunto de sueños e ideas que van tomando forma.

Todas las prendas de El cabo de Valentina están tejidas con lana sostenible y autóctona, procedente de ganaderías extensivas, unas trashumantes y otras transterminantes (desplazamiento ganadero de corto radio cuyos efectos ecológicos son muy notables, al ser el tiempo de pastoreo mucho más prolongado y los desplazamientos mucho más frecuentes).

Todas las prendas están hechas con mucho cariño y cuidado, de forma artesanal, que llegarán a ti con un primer lavado a mano (jabón natural) para que así adquieran toda su esponjosidad y amorosidad.

 

El Cabo de Valentina